El ejercicio profesional de un administrador de fincas comprende todas las funciones que conducen a la administración y conservación de los bienes encomendados, y al asesoramiento de las cuestiones relativas a los bienes inmuebles administrados. La colegiación es garantía de calidad.